Buscar

Cargando...

lunes, 12 de abril de 2010

INSTITUCION EDICATIVA DEPARTAMENTAL DOMINGO SAVIO

ALGUNAS RECETAS

ESPUMA DE VERANO

Dulce y divertido, este refresco evitará que los vampiros de la fiesta tengan que buscar bebidas más rojas y calientes...

Por cada refresco, necesitas:
• 100ml de cola
• una bola de helado de vainilla

Vierte la cola en un vaso alto con hielo. Añade la bola de helado. Si puedes, adorna con siluetas de murciélagos.

LIMADA DE SANDÍA (SIN ALCOHOL)

Este refresco es afrutado pero no demasiado dulce, ligero pero con mucho sabor... Es idóneo para barbacoas, fiestas de todo tipo, o sólo para tener en la nevera para los días calurosos del verano...

Necesitas para aproximadamente 8 copas:
3 kilos de sandía
el zumo de 4 limas
2 cucharadas de azúcar
hielo

Bate todo junto en el robot (a lo mejor lo tendrás que hacer en lotes) y guarda la mezcla en la nevera durante por lo menos un par de horas. Sírvelo con más hielo y una pajita.

TÉ DE MENTA

Esta bebida, además de muy sana y sabrosa, es el símbolo de la amistad en el mundo árabe. Es el final perfecto para una cena suntuosa y una bebida caliente pero refrescante a cualquier hora del día.

Para aproximadamente 6 vasos:
3 cucharaditas de té verde, o 3 bolsitas
5 ramitas de menta fresca (aproximadamente 30 hojas)
3 cucharadas de azúcar
950ml de agua

Pon el té verde, la menta y el azúcar en una tetera o cacerola. Hierve el agua, añádela a la tetera y deja reposar durante unos 3 minutos.

Para disolver bien el azúcar y extender bien los sabores, llena un vaso corto con el té y devuélvelo a la tetera. Repite otra vez.
Para servir, llena los vasos con el té, y adorna con unas hojas de menta fresca.

domingo, 14 de marzo de 2010

PHYSICS COCTAIL

OTRAS PROPIEDADES Y BENEFICIOS DE LAS FRUTAS

PROPIEDADES Y BENEFICIOS DE LAS FRUTAS



VALOR ENERGÉTICO

Las calorías de la fruta dependen casi exclusivamente de su contenido de hidratos de carbono, a excepción del caso del aguacate y del coco, frutas en las que el contenido graso determina su valor energético.



Hidratos de carbono: los azúcares o hidratos de carbono simples (fructosa, glucosa, sacarosa...) confieren el sabor dulce a las frutas maduras y suponen un 5-18% del peso de la porción comestible. Las manzanas y las peras son ricas en fructosa. En las frutas se encuentran también otro mono y disacáridos como la xilosa, la arabinosa, la manosa y la maltosa. Las ciruelas y las peras contienen cantidades relativamente altas de sorbitol, una sustancia emparentada con los azúcares, que posee un conocido efecto laxante. En menor presentan hidratos de carbono complejos (almidón). Las frutas no maduras poseen entre un 0,5-2% de almidón, pero conforme van madurando ese porcentaje disminuye hasta casi desaparecer, salvo en los plátanos maduros, en los que el almidón puede superar el 3% de su peso total.


Grasas: su contenido es casi inapreciable (0,1-0,5%), excepto en el aguacate, que aporta un 14% de grasa, especialmente ácido oleico, saludable (72% del total de grasa) y en el coco, con un 35% de grasa, mayoritariamente saturada (88,6% del total de grasa), menos saludable.

VALOR PLÁSTICO

Viene dado en función de su contenido en proteínas, que habitualmente representa menos del 1% del peso fresco de las frutas. Las proteínas están compuestas por aminoácidos, diez de los cuales (leucina, isoleucina, valina, treonina, triptófano, metionia, lisina, fenilalanina, histidina y arginina) son esenciales para el ser humano. El término esencial hace referencia a que el organismo no los puede producir por sí mismo y, por tanto, debe obtenerlos necesariamente de la alimentación cotidiana. Una proteína que contenga, en cantidad y calidad, los diez aminoácidos esenciales se considera completa o de alto valor biológico. En las frutas, las proteínas son de bajo valor biológico. En los cítricos y fresas abundan sustancias nitrogenadas simples como la asparagina y la glutamina y los ácidos aspártico y glutámico. En las manzanas y las peras abunda la asparagina y las naranjas son ricas en prolina.

VALOR REGULADOR

Las frutas son buena fuente de vitaminas y minerales.

Vitaminas: destaca el contenido de vitamina C (en cítricos, frutas tropicales, melón, fresas y grosellas negras) y de provitamina A (en albaricoques, cerezas, melón y melocotón...), ambas de acción antioxidante. En menor proporción, se encuentran otras vitaminas del grupo B solubles en agua, biotina y ácido pantoténico (albaricoques, cítricos, higos...). En general, son más ricas en vitaminas las variedades coloreadas, las de verano y las frutas expuestas al sol. Como curiosidad: dentro de un mismo árbol, los frutos orientados al sur son más ricos en vitaminas que los orientados al norte; los de la cúspide más ricos que los de las faldas y los exteriores. más ricos que los interiores.



Minerales: en las frutas abunda el potasio (necesario para la transmisión del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, contribuye al equilibrio de agua dentro y fuera de la célula). Son ricas en potasio el plátano, kiwi, nectarina, nísperos, melón, uva negra, cerezas, albaricoques, ciruelas, coco fresco, aguacate, piña, chirimoyas y papaya. También aportan magnesio (relacionado con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y la resistencia ante enfermedades degenerativas, posee un suave efecto laxante y es anti estrés.
PROPIEDADES Y BENEFICIOS DE LAS FRUTAS






Las frutas constituyen un grupo especial de alimentos, pues sus nutrientes son de fácil absorción. Este selecto grupo, que se puede disfrutar de forma natural y a cualquier hora del día, aporta al cuerpo los minerales, vitaminas, agua y fibra que requiere para su funcionamiento.

El consumo de frutas facilita procesos digestivos, aporta elasticidad a la piel y refuerza el sistema inmunológico. No contienen grasa y aportan azúcares simples que ayudan al cuerpo a generar calorías sanamente. El banano, por ejemplo, tiene un mayor contenido de dulce, por lo cual su consumo es limitado para personas con problemas de diabetes.

Para mantener las frutas frescas, es recomendable guardarlas en la nevera, mas no congelarlas. Es recomendable protegerlas con una bolsa plástica y no dejarlas allí por mucho tiempo.





¿DE QUÉ ESTÁN COMPUESTAS LAS FRUTAS?



El 90 por ciento es agua, por lo cual se convierten en un hidratante por excelencia. El 10 por ciento restante está compuesto por hidratos de carbono (fructosa), ácidos orgánicos, vitaminas (como A, C y gran parte del grupo B), fibra y sales minerales. El contenido de grasa y proteínas es muy bajo.

En cuanto a las vitaminas, su absorción es mayor cuando las frutas se ingieren enteras, ojalá con su cáscara o piel, lo cual contribuye a la formación de fibra.

Las vitaminas A y C ayudan a asimilar elementos como hierro, calcio y fósforo.

Entre las frutas con un alto contenido de vitamina C están la fresa, la frambuesa, la naranja, el pomelo, el limón, el melón, la piña, el albaricoque, el melocotón, el banano y las manzanas.

Es importante el consumo de estas frutas para incrementar la presencia de la vitamina C y fortalecer así el sistema inmunológico. Esta vitamina previene la debilidad, la anemia, los dolores en las articulaciones, la irritabilidad y ayuda a combatir los virus comunes de las gripas.

Entre las frutas con alto contenido de vitamina A están el melón, el melocotón, la mandarina, la naranja, el banano, el níspero y la ciruela.

El consumo de vitamina A también contribuye al mejoramiento del sistema inmunológico, mejora los problemas visuales, ayuda a combatir las infecciones respiratorias, favorece el crecimiento y facilita los procesos de cicatrización de la piel.

Si usted prefiere los zumos o jugos, tenga en cuenta que las propiedades de la fruta se pierden en el proceso; sin embargo, ingiera el jugo casi de inmediato a su preparación, para que la fruta allí mezclada no sufra un proceso de oxidación que hace que disminuyan sus nutrientes.